John y los idiomas


No he conocido a nadie que amara tanto los idiomas como John. Publicó gramáticas y diccionarios del inglés, portugués y japonés. Y, además, también hablaba español, alemán, italiano, chino, francés, holandés y finés.
Disfrutaba como nadie descubriendo las entrañas de cada idioma. Cuando trabajaba en la Unión Europea le diagnosticaron un cáncer que se curó aprendiendo japonés. Decía que disfrutó tanto con este nuevo idioma que se le olvidó que estaba enfermo. Hay pasiones que sientan bien.
Era divertido, irónico, discreto y absurdamente inteligente. Todos sus alumnos y amigos aprendimos mucho de él. Sobre todo de su actitud y pasión por los idiomas.
Hacer diccionarios es uno de los trabajos más aburridos que he conocido. Sin embargo, John se pasaba horas encerrado en su despacho buscando la equivalencia perfecta de cada acepción y disfrutando de esos desafíos diarios.
Ayer muchos lloramos su pérdida, hasta que Meritxell y Janaína me hicieron darme cuenta de que en realidad debíamos agradecer la oportunidad de haberlo tenido en nuestras vidas.
Puede que John esté en este momento en el cielo aprendiendo la lengua del lugar. Y, si es así, seguro que dentro de poco les hará una gramática.
Buena suerte en este nuevo viaje, amigo.
JL Sánchez, marzo 2018

John y los idiomas

No he conocido a nadie que amara tanto los idiomas como John. Publicó gramáticas y diccionarios del inglés, portugués y j...